domingo, 18 de octubre de 2009

Opinión: El trastorno bipolar y la persona


A pesar de que la evidencia en torno a la enfermedad es cada día más clara, muchos siguen creyendo en la debilidad de carácter, la volubilidad y el estilo vital como “causas” principales del trastorno.

Las cosas por el principio: a continuación se indican las áreas en donde positivamente se conoce que existen disfuncionalidades relacionadas con el origen y desarrollo de la enfermedad:
    I.        FACTORES NEUROBIOLÓGICOS
    • ALTERACIONES NEUROENDOCRINAS
    • ALTERACIONES NEUROPEPTIDERGICAS
    • ALTERACIONES IONICAS Y DE MEMBRANA
    • ALTERACIONES ELECTROFISIOLOGICAS
    • ALTERACIONES DEL SISTEMA DE SEÑALIZACION
    • ALTERACIONES ANATOMICAS Y FUNCIONALES
    II.       FACTORES GENETICOS
    III.    ACONTECIMIENTOS VITALES
Entre ellas no están incluidas la falta de voluntad, el egoísmo, el histrionismo, el deseo de conseguir una vida relajada no trabajando, la inmadurez, etc..  Atengámonos pues al conocimiento y las pruebas.

EXISTEN las pruebas.

Esto es importante. Un bipolar se encuentra con la negación de su enfermedad ya no sólo en sí mismo, sino en…  ¿7 de cada 10 personas? a su alrededor. La desconfianza hacia la medicación no le va a la zaga. Aunque sea incómoda y a veces primitiva, arriba figura su razón de ser, sus justificaciones.

Más allá del "búscate una novia" o un "trabajo", nuestro entorno no suele ofrecer alternativas basadas en pruebas (aunque a veces la sabiduría más popular encierre grandes intuiciones de la verdad). Nadie pide de ellos que sean genetistas, farmacólogos, etc. A veces más bien al contrario, uno pediría que dejaran de jugar a a serlo.

Una gran parte del sufrimiento y estigma sociales se basan en la fantasía.

Todos podemos plantear nuestras fantasías para explicar el mundo. El mundo es una tortuga gigante sostenida por infinitas otras debajo, podré decir. La cuestión es aportar pruebas. y resistir al escrutinio de la experiencia. ¿Dónde está el caparazón? Si así fuera, ¿de dónde viene la atmósfera? ¿Por qué hay mares y océanos en su concha? Cuando nos hemos preguntado lo suficiente, si es que es necesario al no haber una explicación mejor (la tortuga se desecharía pronto, me temo), podemos formular teorías coherentes que predicen y explican los hechos. En este sentido, juzgar a un enfermo mental no es coherente. Comprender los factores que influyen en su comportamiento sí. Tampoco sería coherente negar su autonomía y su responsabilidad, siempre con los hechos sobre el terreno y evaluando hasta qué punto su experiencia del mundo está neurofisiológicamente modificada.

Sea como sea, la información, la buena información es la clave del futuro del padecimiento bipolar. Asociaciones como FEAFES, ASBIGA y muchas otras son la punta de lanza en la divulgación social de lo que es y no es bipolar. Agradecemos desde aquí el esfuerzo y la dedicación de sus profesionales y voluntarios.

Entre todos, podemos no sólo conseguir un estatus más digno como pacientes, sino quizá enseñar que no todo aquello que nos hace diferentes nos hace peores. Nuestra miopía cognitiva es, muchas veces, la fuente de una gran creatividad, una asociación de ideas rápida y audaz y el origen de diversión y animación para nuestro entorno.

Somos bipolares, pero sin el olor a azufre ni los cuernos largos. Personas. No débiles. Personas. No fuertes. Personas. Enfermos. Personas. Trastornados. Personas sensibles, personas maduras, personas listas, personas ricas y personas pobres, personas que un día comenzaron a sentirse raras y personas que se sintieron siempre un poco diferentes. Somos personas, aunque nuestra caja de conexiones, nuestro cerebro, venga configurado de una manera un tanto exótica. Pero somos gente vital, libre, con ganas de contribuir a la sociedad, con cualidades muy especiales. Un poco como los chamanes o los genios locos, sólo que de bolsillo. A veces decimos tonterías, pero también muchas veces el tonto es, por desgracia, el que debería escuchar,

Y, como personas, sólo anhelamos la felicidad de vivir tranquilos, como iguales, entre el calor, el respeto y la compañía del resto de ese mundo que ahora tal vez nos mire con temor y desconcierto.

Espero vuestros comentarios.

Un saludo afectuoso.

J.

4 comentarios:

  1. Gracias por escribir esto, hace muy poco me diagnosticaron bipolaridad tipo II ha si difícil pero a la vez tranquilizador saber que lo que me pasaba tenía una explicación, he leído de todo hasta listas de como se nos debe hablar y sin embargo a pesar de los altibajos no quiero que me traten diferente, mil gracias por hablar de una forma tan digna sobre nuestra condición.

    ResponderEliminar
  2. Amo a un bipolar.El me quiere también,a su manera pero eso es suficiente para mi.Es un privilegio haberle conocido.Es un ser excepcional,creativo,generoso,inteligente.No se sí sería diferente si estuviera sano.Lucha contra su enfermedad como un héroe.Ahora mi corazón está roto porque una vez más se ha vuelto a aislar negando sus sentimientos.Yo sólo puedo hacer una cosa,esperarle y darle todo mi apoyó y cariño como haré siempre.
    Y si,sois personas,enfermas pero igualmente únicas.

    ResponderEliminar
  3. BUENAS TARDES GENTE AVECES PIENSO PENSAR QUE YO SUBRO ESTA ENFERMEDAD PERO NO LA TENGO PERO HAY VECES QUE NO ME CONTROLO GRACIAS POR ESTE ARTICULO

    ResponderEliminar